lunes, 10 de marzo de 2014

CANELONES DE LA YAYA

Os traigo una receta de las consideradas complicadas y la verdad es que es una receta que conlleva trabajo y no vale la pena hacerla para 12 unidades, ya que te pones,  has de pensar a lo grande y hacer para varias veces, así el esfuerzo se ve recompensado con provisiones para varios días.
Además se suele preparar en dos días, la víspera cocinamos el rustido, que eso en sí ya es una comida que en Cataluña se cocina mucho en navidad y en fiesta mayor y al día siguiente, cuando ya ha reposado, preparamos los canelones que también tienen sus trabajo al tener que picar todo el rustido, relleno y bechamel.

Ingredientes para el rustido:

1/2 kg de ternera, 1/2 kg de pechuga de pollo, 1/2 kg de carne magra de cerdo, 1 higadito de pollo, 1 cebolla, 4 dientes de ajo, 2 tomates, 2 ramitas de canela, 3 hojas de laurel, 1 vasito de aceite de oliva, 1 vasito de vino moscatel, 1 vasito de agua.

Para la bechamel:
1 cebolla, 2 L. de leche, 50 gr de mantequilla, 5 cucharadas de harina y un paquete de queso rallado enmental.

Preparación:

Ponemos una cazuela al fuego con el aceite y sofreímos toda la carne junto con la canela y el laurel.




Cuando la carne haya perdido todo el agua es el momento de echar la cebolla, el tomate, los dientes de ajo y mareamos bien.
Echamos el moscatel y el agua y dejamos cocer a fuego lento .


Y este es el aspecto que tiene cuando ha terminado de cocinarse la carne.
Es lo que os decía que así ya es un segundo plato en condiciones y la salsita está riquísima.
Dejamos reposar tapada hasta el día siguiente.


Al día siguiente empezamos triturando la carne. Del rustido retiramos el laurel, la canela y los ajos todo el resto se tritura.
He usado una máquina de triturar que compré ya hace unos años y que es la óptima para que el triturado quede bien hecho, aunque hay que pasarlo dos veces por la máquina, pero si no la tienes, puedes usar una picadora.
Hemos comprado la placas de canelon de las que vienen pre-cocidas por lo que sólo hay que ponerlas en agua caliente durante 15 minutos e ir removiendo de vez en cuando con la mano.




Mientras, trituramos la cebolla.




He puesto un cazo al fuego, (grande porque le han de caber 2 L de leche).
Sofreímos la cebolla triturada con un poquito de aceite de oliva y cuando esté añadimos la mantequilla.



Echamos la harina y removemos bien para evitar grumos y hasta que deje de estar cruda.



Ahora es cuando es más complicado, hay que añadir la leche poco a poco e ir deshaciendo la harina en la leche. 
Tiene que quedar sin grumos.


Echamos un poco de sal y removemos hasta que esté espesa la bechamel.
El fuego no puede estar muy fuerte para que no se os pegue al fondo.



Para que quede más meloso el canelon le he echado 2 cazos de los de sopa a la carne triturada y lo he removido con una cuchara para que se impregnase toda.


Y es el momento de rellenar los canelones.
Limpiamos bien el mármol y extendemos los canelones y colocamos una porción de triturado.


Enrollamos y colocamos en la bandeja de horno.
He usado de dos tipos, una cazuela de barro individual y un par de bandejas ya familiares y me ha sobrado para hacer 12 más por lo menos que he pensado que haré cuando haga canelones del caldo. 
No se desaprovecha nada de nada !!!


Cubrimos con bechamel 

Y echamos un puñado de queso enmental que se deshace en la bechamel y hace que sea más cremosa.
Y
Y aquí los tenéis, buenísimos !!!
Buen provecho !!!