miércoles, 8 de febrero de 2012

Costillas de cerdo con patatas savajes




En los tiempos de crisis en los que estamos, donde los bolsillos se resienten, creo que es importante conocer recetas que sean a la vez baratas, sabrosas y dignas de un rey.
Esta receta la prepara mi marido y ya sólo el nombre da a entender que es una buena receta. Las patatas salvajes son las patatas que una vez peladas las cortamos de cualquier forma. Hacemos un corte con el cuchillo en la patata y sin sacar el cuchillo del corte, arrancamos el gajo de patata.
Como ya os he dicho, hoy está cocinando mi marido y esta es la receta y el resultado. Espero que os guste tanto como a mí.

Ingredientes para 4 personas:

1 kg de costillas de cerdo cortadas a tiras o en trozos más pequeños. A mi personalmente me gustan más en tiras.
3 patatas grandes
2 dientes de ajo
Aceite de oliva
Zumo de 1 limón
Sal y sal gruesa
Pimienta negra
Tomillo

Preparación:
En un mortero pondremos sal gruesa, añadiremos los dos dientes de ajo pelados y picados y unas hojitas de tomillo. Se maja bien y cuando está bien majado añadimos el zumo del limón y un buen chorro de aceite de oliva.
Mezclamos bien y lo echamos a un bol que sea grande.




Salpimentamos las costillas y las pasamos por el majado. Una vez bien untadas con el majado las vamos colocando en una bandeja de horno (En nuestro caso, como añadimos siempre más patatas porque está buenísimas, lo repartimos en dos bandejas de horno para que todo quede bien sin apelotonarse) a 200 º durante 35 minutos.



Limpiamos las patatas, las cortamos de forma salvaje y las freímos en una sartén con abundante aceite, las reservamos y cuando faltan 5 minutos para terminar las costillas las añadimos repartidas por la fuente.
Servimos y a comer.


Como podréis observar, una bandeja está más hecha y la otra menos, para todos los gustos de la familia.


Hoy mi amiga Lorena también las ha cocinado y en el último momento ha recordado hacer una foto. Aquí os la dejo